Saltar al contenido

¿Qué es el Capitalismo? – Definición de Capitalismo

El capitalismo se define como un sistema económico en el que el comercio, la industria y los beneficios de un país están controlados por empresas privadas, en lugar de por el pueblo cuyo tiempo y trabajo impulsa a esas empresas.

España y muchas otras naciones alrededor del mundo son países capitalistas, pero el capitalismo no es el único sistema económico disponible.

Con la crisis climática planteando una grave amenaza a nuestro futuro colectivo, millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, las conmociones económicas y sociales de la pandemia del coronavirus y la ola de desempleo aún reverberando, y el 1% más rico acumulando cada vez más riqueza.

Debido a esto podemos decir que aunque el capitalismo es el modelo generalizado en el mundo, si hay perros con collares de diamente en el cuello y hay personas, niños o niñas que mueren de hambre diariamente, algo falla en el modelo.

Pero es importante explorar lo que el capitalismo realmente implica y los argumentos a favor y en contra de él, para poder tomar sus propias decisiones sobre el mundo en el que te gustaría vivir.

Conclusiones más importantes
-En el capitalismo, los propietarios controlan los factores de producción y obtienen sus ingresos de ellos.
-El capitalismo incentiva a las personas a maximizar la cantidad de dinero que ganan a través de la competencia.
-La competencia es la fuerza motriz de la innovación, ya que los individuos crean formas de cumplir las tareas de manera más eficiente.

¿De dónde viene el capitalismo?

Los orígenes del capitalismo son complicados, y se remontan al siglo XVI, cuando los sistemas británicos de poder se derrumbaron en gran medida después de la Peste Negra, una plaga mortal que mató hasta el 60% de toda la población de Europa.

Una nueva clase de comerciantes comenzó a comerciar con países extranjeros, y esta nueva demanda de exportaciones perjudicó a las economías locales y comenzó a dictar la producción general y el precio de los bienes. También llevó a la propagación del colonialismo, la esclavitud y el imperialismo.

La muerte del feudalismo – un sistema jerárquico a menudo visto como opresivo que mantenía a la gente pobre unida a la tierra de sus amos, que cultivaban a cambio de un lugar para vivir y protección militar – también dejó a los campesinos británicos rurales sin casas y sin trabajo, lo que finalmente los alejó del campo y los llevó a los centros urbanos.

Estos antiguos trabajadores agrícolas tuvieron que vender su mano de obra en un nuevo ambiente de trabajo competitivo para sobrevivir, mientras que el estado trabajó en concierto con los nuevos capitalistas para establecer un salario máximo y «reprimir a los mendigos».

Para el siglo XVIII, Inglaterra se había convertido en una nación industrial, y el amanecer de la Revolución Industrial vio una explosión de la industria manufacturera sobrepasar a la isla.

Es dentro de esas humeantes fábricas y fábricas de textiles inflamables que nuestra moderna idea del capitalismo – y la oposición a ella – comenzó a florecer plenamente.

En 1776, el economista escocés Adam Smith publicó su tratado, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones, que se considera como la base sobre la que se asienta el capitalismo moderno. Aunque algunas de sus ideas específicas sobre el valor y el trabajo difieren de las de los economistas modernos, Smith es a menudo llamado «el padre del capitalismo».

¿Cómo afecta el capitalismo a las personas?

El tipo de impacto que el capitalismo tiene en tu vida depende de si eres un trabajador o un jefe. Para alguien que es dueño de una empresa y emplea a otros trabajadores, el capitalismo puede tener sentido: Cuantos más beneficios aporta su empresa, más recursos tiene que compartir con sus trabajadores, lo que teóricamente mejora el nivel de vida de todos.

Todo se basa en el principio de la oferta y la demanda, y en el capitalismo, el consumo es el rey. El problema es que muchos empresarios capitalistas no son muy buenos compartiendo la riqueza, por lo que una de las principales críticas al capitalismo es que es un gran impulsor de la desigualdad, tanto social como económica.

El capitalismo adopta la posición de que «la codicia es buena», lo que sus partidarios dicen que es algo positivo – la codicia impulsa los beneficios y los beneficios impulsan la innovación y el desarrollo de productos, lo que significa que hay más opciones disponibles para aquellos que pueden permitírselas.

Sus oponentes dicen que el capitalismo es, por naturaleza, explotador, y conduce a una sociedad brutalmente dividida que pisotea a las clases trabajadoras a favor de engordar las carteras de los ricos.

El movimiento Ocupa Wall Street, por ejemplo, comenzó como una protesta anticapitalista contra «el 1%» – el más rico de los ricos de la clase capitalista – y preguntó por qué se les permite engordar y ser felices mientras que el 20% de todos los niños americanos viven en la pobreza.

Ventajas Capitalismo

El capitalismo da como resultado los mejores productos a los mejores precios porque los consumidores pagarán más por lo que más quieren. Los negocios proveen lo que los clientes quieren a los precios más altos que pagarán, y los precios se mantienen bajos por la competencia entre los negocios. Hacen sus productos lo más eficientemente posible para maximizar las ganancias.

Steve Jobs, cofundador de Apple Computer Inc., trató de adelantarse a las demandas de los consumidores, afirmando una vez: «No puedes preguntar a los clientes lo que quieren y luego tratar de dárselo. Para cuando lo construyas, ellos querrán algo nuevo. »

Lo más importante para el crecimiento económico es la recompensa intrínseca del capitalismo por la innovación, incluidos los nuevos productos y los métodos de producción más eficientes.

El capitalismo requiere una economía de libre mercado para tener éxito. Distribuye bienes y servicios de acuerdo con las leyes de la oferta y la demanda. La ley de la demanda dice que cuando la demanda aumenta para un producto en particular, su precio sube. Cuando los competidores se dan cuenta de que pueden obtener un mayor beneficio, aumentan la producción. La mayor oferta reduce los precios a un nivel en el que sólo los mejores competidores permanecen.

Desventajas del Capitalismo

El capitalismo no provee para aquellos que carecen de habilidades competitivas, incluyendo a los ancianos, los niños, los discapacitados de desarrollo y los cuidadores. Para mantener la sociedad funcionando, el capitalismo requiere políticas gubernamentales que valoren la unidad familiar.

A pesar de la idea de la igualdad de condiciones, el capitalismo no promueve la igualdad de oportunidades. Aquellos que no tienen una buena nutrición, apoyo y educación pueden no llegar nunca al campo de juego. La sociedad nunca se beneficiará de sus valiosas habilidades.

A corto plazo, la desigualdad puede parecer el mejor interés de los ganadores del capitalismo. Tienen menos amenazas competitivas y pueden utilizar su poder para manipular el sistema creando barreras de entrada. Por ejemplo, harán donaciones a los funcionarios electos que apoyen leyes que beneficien a sus industrias.

Podrían enviar a sus hijos a escuelas privadas mientras apoyan la reducción de impuestos para las escuelas públicas.

La desigualdad limita la diversidad y la innovación que crea. Por ejemplo, un equipo empresarial diverso es más capaz de identificar nichos de mercado, comprender las necesidades de las minorías de la sociedad y orientar los productos para satisfacer esas necesidades.

El capitalismo ignora los costes externos, como la contaminación y el cambio climático. Esto hace que los bienes sean más baratos y más accesibles a corto plazo, pero con el tiempo, agota los recursos naturales, disminuye la calidad de vida en las zonas afectadas y aumenta los costos para todos.

¿Por qué la gente apoya el capitalismo?

Los partidarios del capitalismo creen en varios puntos clave: La libertad económica lleva a la libertad política y tener un medio de producción estatal puede llevar a un exceso de autoritarismo.

Lo ven como la única manera sensata de organizar una sociedad, insistiendo en que alternativas como el socialismo, el comunismo o el anarquismo están condenadas al fracaso. Como dijo una vez la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, de quien se dice que su postura pro-capitalismo devastó a la clase obrera británica, «No hay alternativa».

Cuando se les pide que consideren el impacto negativo del capitalismo en el medio ambiente y la disminución de nuestros recursos naturales, muchos dicen que esos recursos sólo se volverán más valiosos y capaces de generar más capital a medida que sigan disminuyendo.

También creen que la competencia entre las empresas beneficia a los consumidores al hacer que los productos sean más asequibles, y que la máxima más famosa de capitalismo de perro-come-perro alienta a las personas a trabajar más duro para lograr sus sueños.

Es probable que desestimen las preocupaciones de los anticapitalistas sobre la desigualdad y la opresión diciendo que los ricos son ricos porque son más productivos que sus homólogos más pobres.

Darle una importancia central al individuo, más que a la colectividad, es un sello clásico del capitalismo y está en el corazón de la narrativa de «levántate por tus propios medios» que los capitalistas encuentran tan convincente.

Capitalismo vs. Socialismo

Los partidarios del socialismo dicen que su sistema evoluciona a partir del capitalismo. Lo mejora proporcionando una ruta directa entre los ciudadanos y los bienes y servicios que quieren.

El pueblo en su conjunto es dueño de los factores de producción en lugar de los propietarios de negocios individuales.

Muchos gobiernos socialistas son propietarios de petróleo, gas y otras empresas relacionadas con la energía. Es estratégico para un gobierno controlar estas industrias rentables.

El gobierno recauda los beneficios en lugar de los impuestos corporativos de una compañía petrolera privada. Distribuye estas ganancias en programas de gasto del gobierno. Estas empresas estatales siguen compitiendo con las privadas en la economía global.

Capitalismo vs. Comunismo

El comunismo evoluciona más allá del socialismo y el capitalismo, según los teóricos. El gobierno proporciona a todos un nivel de vida mínimo. Eso está garantizado, independientemente de su contribución económica.

La mayoría de las sociedades del mundo moderno tienen elementos de los tres sistemas. Esta mezcla de sistemas se llama economía mixta. Los elementos del capitalismo también se dan en algunas economías tradicionales y de mando.

Capitalismo vs. Fascismo

Tanto el capitalismo como el fascismo permiten la propiedad privada de las empresas. El capitalismo da a esos propietarios rienda suelta para producir bienes y servicios demandados por los consumidores.

El fascismo sigue al nacionalismo, requiriendo a los dueños de negocios que pongan los intereses nacionales en primer lugar. Las empresas deben seguir las órdenes de los planificadores centrales.