Saltar al contenido

Economía Digital – Qué es, definición y concepto.

La «economía digital» se puede definir como un término que abarca todos los procesos económicos, transacciones, interacciones y actividades que se basan en las tecnologías digitales.

La economía digital se diferencia de la economía de la Internet en que la economía de la Internet se basa en la conectividad a la Internet, mientras que la economía digital se basa más ampliamente en cualquiera de los muchos instrumentos digitales utilizados en el mundo económico actual.

Actores de la Economía Digital

Hay que distinguir cuatro categorías de actores:

1.Empresas de los sectores que producen servicios de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC)
En el sentido de la OCDE o del INSEE, se trata de empresas cuyas actividades se desarrollan en los ámbitos de la informática, las telecomunicaciones y la electrónica.

2. La nueva economía
Se trata de empresas cuya existencia está vinculada a la aparición de las TIC (negocios y servicios en línea, videojuegos, comercio electrónico, medios y contenidos en línea…).

3. Sectores de usuarios
Reúne a las empresas que utilizan las TIC en sus negocios y ganan en productividad gracias a ellas (bancos, seguros, automóvil, aeronáutica, distribución, administración, turismo, etc.).

4. La economía digital está impactando y causando una reestructuración de muchos sectores de la economía (comercio, turismo, seguros, salud, editorial, etc.) en torno a nuevos modelos económicos y organizativos. También está en el origen de nuevos sectores innovadores. Hoy en día es un vector de crecimiento, productividad y competitividad de las empresas.

Nuevos modelos de negocio

Internet ha provocado muchos cambios. La ampliación del acceso a la banda ancha asociada a la reducción de los precios, el desarrollo de las tecnologías, la mejora del rendimiento de estas tecnologías… todos estos cambios han contribuido al desarrollo de nuevas actividades y han abierto muchos nuevos puntos de venta (nuevos productos y servicios).

También han cambiado la forma en que se producen y suministran esos productos y servicios, así como los modelos de negocio de las pequeñas y medianas empresas y las empresas de nueva creación.

Los productores y los consumidores han cambiado su comportamiento, transformando sectores económicos enteros. Algunos ejemplos de estos cambios son los siguientes:

Venta al por menor: La economía digital ha dado a los minoristas la oportunidad de ofrecer a sus clientes la posibilidad de hacer pedidos en línea;
Transporte y logística: es posible rastrear vehículos y mercancías a través de los continentes;
banca/seguros: los clientes pueden gestionar las operaciones a distancia (gestionar su cuenta, realizar transacciones y acceder a los productos en línea);
Agricultura: en las granjas, los sistemas informáticos hacen un seguimiento de los cultivos, los animales, la calidad del suelo y el medio ambiente;
Educación: la enseñanza a distancia ha sido posible gracias a tecnologías como el vídeo en línea, las videoconferencias y los portales de colaboración en línea;
etc.
Muchos sectores de la economía han adoptado las TIC para aumentar la productividad, crear nuevas oportunidades de mercado y reducir los costos de explotación. Sin embargo, algunos sectores están utilizando las nuevas tecnologías no sólo para aumentar su productividad (por ejemplo, prestando servicios en línea como el gobierno).

Factores claves en Economía Digital para las empresas.

Internet de las cosas 

A medida que los precios de los sensores continúan bajando, estamos en la cúspide de una era en la que todo puede ser conectado – personas, negocios, dispositivos y procesos – entre sí. La fusión del mundo físico y digital lleva cada activo a un dominio digital donde el software domina.

Cuando una organización puede entender su inventario de activos físicos y digitales en un momento dado, puede operar con una precisión antes inimaginable, preparando el camino para la empresa más eficiente. Esto no será un diferenciador agradable, sino un imperativo para cualquier empresa digital en los próximos dos años.

Redes de suministro digital

Si bien se prevé que la clase media mundial se triplique para 2030, hay una creciente presión sobre los recursos comerciales esenciales, que crecen a un ritmo más lento de 1,5 veces.

La respuesta a este desajuste radica en la forma en que las empresas comparten datos de forma segura en tiempo real para permitir que prosperen las aplicaciones comerciales de la próxima generación.

La digitalización de todo está creando nuevas redes digitales inteligentes de redes que cambian fundamentalmente la forma en que se gestiona, optimiza, comparte y despliega el comercio.

Futuro del trabajo

La gente trabaja regularmente desde diferentes oficinas, su casa o una cafetería local. Aunque el lugar de trabajo ha cambiado, todos esperamos el mismo nivel de conectividad experimentado en la oficina física.

La aparición de esta empresa flexible y global requiere que las organizaciones gestionen un ecosistema dinámico de talento y permitan procesos empresariales digitales de última generación que demuestren su eficacia, incluso cuando se distribuyen en varios lugares y zonas horarias.

Experiencia del cliente

En la economía digital, todos los clientes -tanto los que van de empresa a empresa como los que van de empresa a consumidor- quieren interactuar con las empresas cuando y donde quieran y de la manera que les resulte más conveniente.

Además, los clientes desean comprometerse con las marcas a través de experiencias que sean fluidas, omnicanales, directas, contextuales y personalizadas.