Saltar al contenido

¿Qué es Apalancamiento Operativo?

El apalancamiento operativo le ayuda a medir qué porcentaje de los costes totales de su empresa está constituido por costes fijos y variables.

Esto le permite determinar la eficacia con la que su empresa utiliza los costes fijos para generar beneficios.

En consecuencia, puede utilizar la ecuación del apalancamiento operativo para determinar el grado en que su empresa puede aumentar sus ingresos.

Si una empresa tiene un alto grado de apalancamiento operativo, es una indicación fiable de que su proporción de costes fijos respecto a los variables es alta.

Como tal, la empresa está utilizando más activos fijos para apoyar su negocio principal. En última instancia, esto significa que la empresa podrá ampliar su margen de beneficios más rápidamente.

Las empresas con un alto grado de apalancamiento operativo necesitarán mantener unas ventas elevadas para cubrir sus costes fijos.

Un bajo grado de apalancamiento operativo apunta en la dirección contraria, indicando que la empresa utiliza más activos variables para apoyar el negocio principal, lo que conduce a un margen bruto más bajo.

¿Cómo se mide el apalancamiento operativo?

El apalancamiento operativo se produce cuando una empresa tiene costes fijos que deben ser satisfechos independientemente del volumen de ventas.

Cuando la empresa tiene costes fijos, la variación porcentual de los beneficios debida a cambios en el volumen de ventas es mayor que la variación porcentual de las ventas.

Con costes fijos de explotación positivos (es decir, mayores que cero), una variación del 1% en las ventas produce una variación superior al 1% en el beneficio de explotación.

Una medida de este efecto de apalancamiento se denomina grado de apalancamiento operativo (DOL), que muestra la medida en que los beneficios de explotación cambian cuando varía el volumen de ventas.

Esto indica la respuesta esperada en los beneficios si el volumen de ventas cambia. En concreto, el DOL es el cambio porcentual de los ingresos (normalmente tomados como beneficios antes de intereses e impuestos, o EBIT) dividido por el cambio porcentual del nivel de producción de ventas.

Ejemplos de apalancamiento operativo en la vida real

La mejor manera de explicar el apalancamiento operativo es mediante ejemplos. Tomemos, por ejemplo, un fabricante de software como Amd.

La mayor parte de la estructura de costes de esta empresa es fija y se limita a los costes iniciales de desarrollo y comercialización.

Tanto si vende un microprocesador como 10 millones de microprocesadores, los costes de Amd permanecen básicamente inalterados.

Así que, una vez que la empresa ha vendido suficientes copias para cubrir sus costes fijos, cada euros adicional de ingresos por ventas cae en la cuenta de resultados (beneficios). En otras palabras, Amd posee un apalancamiento operativo notablemente alto.1

En cambio, la mayoría de empresas minoristas presenta un apalancamiento operativo relativamente bajo. La empresa tiene niveles bastante bajos de costes fijos, mientras que sus costes variables son grandes.

El inventario de mercancías representa el mayor coste. Por cada venta de producto que una empresa minorista realiza, la empresa tiene que pagar por el suministro de ese producto.

¿Cómo utilizar el apalancamiento operativo?

Cuando se utiliza la medida del apalancamiento operativo, la supervisión constante del apalancamiento operativo es más importante para una empresa que tiene un alto apalancamiento operativo, ya que un pequeño cambio porcentual en las ventas puede dar lugar a un aumento (o disminución) drástico de los beneficios.

Una empresa debe ser especialmente cuidadosa a la hora de prever sus ventas en estas situaciones, ya que un pequeño error de previsión se traduce en errores mucho mayores tanto en los ingresos netos como en los flujos de caja.

El conocimiento del nivel de apalancamiento operativo puede tener un profundo impacto en la política de precios, ya que una empresa con una gran cantidad de apalancamiento operativo.

Debe tener cuidado de no fijar sus precios tan bajos que nunca pueda generar un margen de contribución suficiente para compensar completamente sus costes fijos.

¿Por qué es importante el apalancamiento operativo?

En cierto sentido, el apalancamiento operativo es un medio para calcular el punto de equilibrio de una empresa.

Sin embargo, de la fórmula también se desprende que las empresas con altos ratios de apalancamiento operativo pueden ganar más dinero con los ingresos incrementales que otras empresas, porque no tienen que aumentar los costes proporcionalmente para realizar esas ventas.

En consecuencia, las empresas con altos ratios de apalancamiento operativo están preparadas para cosechar más beneficios de un buen marketing, de la recuperación económica o de otras condiciones que tienden a impulsar las ventas.

Sin embargo, las empresas con un elevado apalancamiento operativo son más vulnerables a las caídas de los ingresos, ya sean causadas por acontecimientos macroeconómicos, una mala toma de decisiones, etc.

Es importante tener en cuenta que algunos sectores requieren mayores costes fijos que otros.

Por ello, la comparación del apalancamiento operativo suele ser más significativa entre empresas del mismo sector, y la definición de un ratio «alto» o «bajo» debe hacerse en este contexto.

Conclusiones sobre el Apalancamiento Operativo

El apalancamiento operativo es una fórmula de contabilidad de costes que mide el grado en que una empresa o proyecto puede aumentar los ingresos de explotación aumentando los ingresos.

Las empresas con un alto apalancamiento operativo deben cubrir una mayor cantidad de costes fijos cada mes, independientemente de que vendan alguna unidad de producto.

Las empresas con un apalancamiento operativo bajo pueden tener costes elevados que varían directamente con sus ventas, pero tienen menos costes fijos que cubrir cada mes.