Saltar al contenido

Domiciliación Bancaria Qué Es

La domiciliación bancaria es la forma más sencilla, segura y cómoda de realizar pagos regulares o recurrentes; por eso se utiliza para multitud de pagos o situaciones, como pagar los impuestos municipales y las facturas de servicios públicos.

La gran mayoría de los usuarios bancarios tiene al menos un adeudo directo o domiciliación bancaria y el consumidor medio tiene seis, pero muchas personas siguen sin saber qué es el adeudo directo o cuándo debe utilizarse.

¿Qué es la domiciliación bancaria? Definición de domiciliación bancaria.

Un adeudo directo de una domiciliación bancaria es una instrucción que da a su banco, este autoriza a una persona, empresa, entidad, etc, a cobrar los pagos de su cuenta a su vencimiento.

Lo puede hacer rellenando un formulario en papel o a través de la banca electrónica a través de una app o una página web que usted rellena en línea.

Una vez autorizada, la organización o empresa puede cobrar automáticamente los pagos que ha autorizado y cumple las normas de la entidad financiera.

La domiciliación bancaria puede utilizarse para la mayoría de los pagos, pero lo más frecuente es que se utilice para pagar.

Una vez acordados, el dinero se deduce automáticamente. Si la entidad a la que pagas quiere cambiar un importe o una fecha de cobro, tiene que comunicártelo antes.

En pocas palabras, un adeudo directo es una instrucción que usted da a su banco o sociedad de crédito hipotecario. Autoriza a la organización a la que usted quiere pagar a cobrar distintas cantidades de su cuenta, pero sólo si se le han notificado previamente las cantidades y las fechas de cobro.

En resumen, la domiciliación bancaria es la forma más sencilla y cómoda de pagar las facturas periódicas y ocasionales, y le permite no tener que preocuparse por perder esos pagos importantes, sobre todo cuando está de vacaciones, en épocas de mucho trabajo o, de hecho, cuando hace algo más agradable que pensar en las facturas.

¿Por qué hacer una domiciliación bancaria?

Tanto si utiliza la domiciliación bancaria para pagar sus facturas domésticas como las de su empresa, las ventajas son las mismas.

Esto se aplica a la protección única que proporciona la garantía de domiciliación, que le ofrece la tranquilidad de que, si se produce un error en el pago de una domiciliación, tendrá derecho a un reembolso completo.

Las principales razones para hacer una domiciliación bancaria son:

  1. Repartir los costes: El pago de sus facturas periódicas o de los gastos de su empresa mediante domiciliación bancaria le permite distribuir los costes a lo largo de un período que usted acuerda con la organización a la que paga.
  2. Flexibilidad: Muchas organizaciones ofrecen una serie de fechas de pago flexibles, que le ayudan a programar fácilmente sus facturas. Pregunte a la organización a la que paga qué opciones tiene disponibles.
  3. Puede ahorrarle dinero: Las empresas consideran que la domiciliación bancaria es tan cómoda y eficaz como los consumidores. Por ello, muchas ofrecen descuentos a cambio de que usted pague por domiciliación bancaria.
  4. Ahorro de tiempo: La vida moderna es muy ajetreada, pero la domiciliación bancaria ayuda. Le evita muchas de las molestias asociadas al pago de las facturas y le permite dedicar más tiempo a las cosas que desea. Le resultará más fácil estar al tanto de sus facturas y sabrá exactamente cuánto dinero sale cada mes. Para las empresas, el pago por domiciliación bancaria también supone una reducción de la carga de trabajo y del papeleo para su departamento financiero. Todos salimos ganando.
  5. Garantía de pago: Los pagos por domiciliación bancaria están garantizados.
  6. Tranquilidad: La domiciliación bancaria es una de las formas más seguras y cómodas de pagar las facturas.

¿Qué Garantía tienen la domiciliación bancaria?

Las organizaciones que utilizan el sistema de domiciliación bancaria pasan por un cuidadoso proceso de verificación antes de ser autorizadas, y son supervisadas de cerca por el sector bancario.

La eficacia y la seguridad de los adeudos directos son supervisadas y protegidas por su propio banco o sociedad de crédito hipotecario.

La garantía de domiciliación se aplica a todos los adeudos directos. Le protege en el raro caso de que se produzca un error en el pago de su Adeudo Directo, por ejemplo, si se toma un pago en la fecha incorrecta, o se cobra un importe equivocado.

No puede utilizarse para resolver conflictos contractuales entre usted y el organismo de facturación.

La garantía es ofrecida por todos los bancos y sociedades de crédito hipotecario que aceptan instrucciones para pagar los débitos directos.

Si se produce algún cambio en el importe, la fecha o la frecuencia de su adeudo directo, la entidad se lo notificará (normalmente 10 días laborables) antes de que se efectúe el cargo en su cuenta o se acuerde lo contrario.

Si solicita que la organización cobre un pago, se le confirmará el importe y la fecha en el momento de la solicitud.

Si se produce un error en el pago de su débito directo, por parte de la organización o de su banco o sociedad de crédito hipotecario, usted tiene derecho a un reembolso completo e inmediato del importe pagado por su banco o sociedad de crédito hipotecario.

Si recibe un reembolso al que no tiene derecho, debe devolverlo cuando la organización se lo pida.

Puede anular un adeudo directo en cualquier momento, simplemente poniéndose en contacto con su banco o sociedad de crédito hipotecario. Es posible que le pidan una confirmación por escrito. Notifíquelo también a la organización.

Cosas a tener en cuenta antes de realizar un Adeudo Domiciliario

Para domiciliar un pago, sólo tiene que elegir el importe y determinar los intervalos regulares o las fechas establecidas.

Cuando elija un pago variable, es importante que compruebe el importe antes de que se deduzca de su cuenta para estar seguro de la cantidad que debe retirarse.

Antes de domiciliar el pago, comprueba con precisión las condiciones del proveedor del servicio para asegurarte de que puedes confiar en él, ya que se trata de tu dinero. Además, debes saber que puedes iniciar, modificar o suspender el pago automático en cualquier momento.

Si quieres domiciliar el pago, asegúrate de que se ajusta a tu presupuesto y, si es posible, fija la fecha de los adeudos de pago para el día siguiente a tu día de pago.